corazon@cardiobaja.com Paseo Del Rio #16220 5D Zona del Río 3ra Etapa C.P. 22226 Tijuana B.C.
+52 (664) 200 1418

Así como cuidamos de nuestro aspecto exterior para evitar los estragos del envejecimiento, también deberíamos preocuparnos por el cuidado de nuestro organismo, sin esperar a presentar problemas de salud para hacerlo.

¿Por qué es importante cuidar el corazón?

El corazón bombea sangre a través del sistema circulatorio, con la finalidad de llevar nutrientes y oxígeno a los órganos y tejidos de todo el cuerpo. A pesar de que la edad y la composición genética juegan un papel importante como factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular, esta afección también se presenta en gente joven, siendo el sector el que más muertes suma por esta causa. El 34% de las muertes en Estados Unidos se deben a enfermedad cardiovascular, y casi todas son prematuras.

Además de evitar el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, con un corazón sano se previenen muchas afecciones más, por ejemplo:

Electrocardiograma

Para mantener la presión arterial en un nivel normal

La presión arterial alta o hipertensión se produce cuando, por un período prolongado, se da una resistencia en las arterias al flujo de sangre que bombea el corazón. A mayor resistencia, mayor presión arterial. Una hipertensión no controlada aumenta el riesgo de ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.

Un alto porcentaje de personas que padece presión alta no lo sabe, ya que con esta enfermedad no se suelen presentar síntomas. Según la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino, 25.5% de los adultos en México padecen hipertensión, y de ellos, 40% no está enterado.

El problema con la falta de sintomatología es que algunos pacientes se enteran que la padecen cuando su salud ya se ha visto afectada de manera importante.

Para controlar los niveles de colesterol

El colesterol es una sustancia esencial para el funcionamiento del organismo, sin embargo, un desequilibrio en sus niveles puede formar una placa que se deposita en las paredes de las arterias.

Con el tiempo, el colesterol hace que las paredes de las arterias se engrosen y se estreche el espacio por el que fluye la sangre, esto reduce la cantidad de oxígeno y nutrientes que llegan al cuerpo a través del flujo sanguíneo.

La placa puede bloquear total o parcialmente arterias de tamaño grande o mediano en diversas partes del cuerpo. Esto provoca que el corazón bombee más fuerte, aumentando así la presión arterial. Con el tiempo este esfuerzo extra puede llegar a debilitar el músculo cardíaco y provocar problemas como enfermedad coronaria, angina de pecho, enfermedad renal y enfermedad de arterias periféricas.

¿Cómo mantener un corazón saludable?

En una vida promedio, el corazón late unas 2,500 millones de veces y bombea sangre sin descanso a cada parte del cuerpo. Si el corazón se detiene, el resto de los órganos fallan casi de inmediato.

Si te interesa cuidar tu corazón, la clave está en mantener un estilo de vida saludable. Debes evaluar tus hábitos y hacer los ajustes necesarios que te ayuden a fortalecer tu sistema cardiovascular y evitar futuras complicaciones.

El ejercicio fortalece el corazón

Hacer ejercicio de forma regular no solo te ayuda a controlar el peso corporal y fortalecer los músculos, también es el secreto para un corazón saludable por varias razones.

En primer lugar, el corazón es un órgano muscular. Al igual que cualquier músculo, con la actividad física regular el músculo cardíaco se fortalece y es capaz de bombear sangre con menos esfuerzo.

Pero no solo eso, un corazón fortalecido te permite enfrentar mejor las situaciones estresantes en tu vida diaria. El ejercicio ayuda a aumentar la energía, mejorar la digestión y el sueño. Notarás cambios positivos en tu estado de ánimo desde la primera semana y los beneficios se incrementarán conforme pase el tiempo.

El ejercicio del tipo aeróbico, como caminar, nadar, andar en bicicleta o trotar, mejora el acondicionamiento cardiovascular, aumenta los niveles de colesterol saludable (del cual hablaremos más adelante) e incluso ayuda a bajar de peso.

Para obtener un mayor beneficio, se recomienda practicar estos ejercicios alternando actividad moderada con breves períodos de actividad más intensa y momentos de descanso. Estas variaciones en intensidad desafían al corazón a llegar al umbral de máxima frecuencia cardíaca por breves instantes, para luego llevarlo a una frecuencia cardíaca menor. Estas variaciones son una manera efectiva de fortalecer el corazón.

Recuerda que antes de iniciar cualquier programa de ejercicio es importante consultar con tu médico.

Cuidar los niveles de colesterol

El colesterol es necesario para que el organismo fabrique hormonas, vitamina D y ácidos biliares, entre otras sustancias. Seguramente has escuchado que existen dos tipos de colesterol, que comúnmente se les conoce como colesterol “bueno y malo”. Antes de explicarte la diferencia, debes saber que el colesterol viaja por la sangre sin disolverse a través de lipoproteínas.

El colesterol “malo” o LDL, en realidad se trata de lipoproteínas de baja densidad que transportan el colesterol a los tejidos para su utilización.

El colesterol “bueno” o HDL son proteínas de alta densidad, que recogen el colesterol del organismo y lo llevan al hígado para que se elimine a través de la bilis.

El colesterol puede afectar al sistema circulatorio y al corazón cuando existe un exceso de LDL, ya que tiende a acumularse y crear una placa que se adhiere a las paredes de las arterias. Por el contrario, con niveles altos de HDL, el transporte del colesterol al hígado se efectúa eficientemente, con lo que se reduce el riesgo de padecer enfermedad cardiovascular.

¿Cómo evitar el colesterol “malo” y elevar el “bueno”?

Una buena parte del colesterol en el organismo se genera por el mismo hígado o se reabsorbe de la bilis, otra parte se obtiene de los alimentos. Existen grandes cantidades de LDL en alimentos procesados, que son ricos en grasas “trans”, así como las carnes rojas y lácteos.

Por su parte el HDL se puede elevar con una dieta sana, que incluya grasas “buenas” como el que contiene el aguacate, el aceite de oliva y las nueces; así como alimentos ricos en fibra, como la avena, frutas, verduras y frijoles. Otra manera de elevar el HDL es con el ejercicio regular y manteniendo un peso saludable.

Dejar hábitos nocivos como fumar o beber

Existe una creencia muy arraigada acerca de que el vino tinto es bueno para la salud del corazón, pero no hay ningún estudio contundente que lo confirme. Lo único que se ha logrado determinar es un posible menor riesgo de morir por enfermedades cardíacas entre personas que beben vino de manera moderada. Sin embargo, no está claro si el consumo de vino está directamente relacionado con este hecho.

El doctor Robert Kloner, director científico y de investigación cardiovascular, mencionó que podrían ser otros factores los que entran en juego. "Podría ser que los bebedores de vino tengan más probabilidades de tener un estilo de vida y una dieta más saludable, como la dieta mediterránea, que se sabe que es cardioprotectora".

Los efectos del alcohol en el corazón

Consumir alcohol en exceso puede tener un efecto tóxico en las células del músculo cardíaco y llegar a debilitarlo. Cuando esto sucede, el corazón no consigue bombear sangre adecuadamente a tejidos y órganos, dañándolos. Esto se conoce como cardiomiopatía alcohólica.

Si además se tiene un factor de riesgo cardíaco como hipertensión o colesterol alto, el consumo de alcohol produce un efecto combinado. Por otra parte, el alcohol eleva la concentración de azúcar en la sangre, incrementando el riesgo de padecer diabetes o subir de peso, lo cual, por sí solo, es un factor de riesgo cardiovascular.

Para no perjudicar la salud cardíaca y evitar otras complicaciones, se recomienda que como máximo se ingiera una bebida diaria de 14 gramos de alcohol para mujeres y dos bebidas para hombres. 14 gramos equivalen a una copa de vino pequeño (150ml), una lata de cereza (355 ml) o una medida de 44 ml de licor.

Tabaquismo

En cuanto al cigarro, se considera que el tabaquismo es una de las principales causas de enfermedades cardiovasculares, incluso cuando se es fumador pasivo. ¿Cómo afecta el humo del cigarro a tu corazón? Puede aumentar triglicéridos y disminuir el colesterol “bueno”, favorecer la formación de peligrosos coágulos, así como afectar el grosor y la acumulación de placa en los vasos sanguíneos. Todos estos son factores que propician ataques al corazón o accidentes cerebrovasculares.

Cuanto mejor conozcas los factores de riesgo y los peligros de la enfermedad cardíaca estarás en mejor disposición de hacer un cambio positivo. Simples ajustes en tu estilo de vida pueden ser de gran ayuda cuando se trata de cuidar del corazón. Un peso saludable, buena alimentación, actividad física y un chequeo regular de la presión arterial y los niveles de colesterol son la clave para lograrlo.

Llamanos Agenda Tu Cita

664 200 1418

Estamos localizados en la Tercera Etapa del Rio Tijuana, una de las zonas mejor urbanizadas de la ciudad, de muy fácil acceso y amplias vías de comunicación, muy cerca de Macroplaza y a unos cuantos pasos de la vistosa Plaza China.
En CardioBaja cuidamos de tu corazon y de tu bolsillo .

Llamanos (664) 200 1418 Agenda Una Cita